Según el informe Valech en Chile hubo 34690 victimas de prisión política, 28459 victimas de tortura, 2279 ejecutados políticos y 1248 detenidos desaparecidos.
La transición pactada y la desidia de los 7 gobiernos desde el retorno de la democracia han dejado un manto de impunidad sobre las violaciones a los DDHH ocurridas durante la dictadura. Solo así hoy un ministro de cultura, y por ende un gobierno, se puede dar el lujo de plantear que toda la construcción de memoria histórica que se ha hecho ,muchas veces a pesar de las instituciones estatales, es un montaje.
Como país no podemos permitir que quienes mataron y torturaron quieran negar el pasado. La historia no se borra. Por un país con memoria exigimos la renuncia de Mauricio Rojas
#Fuerarojas